martes, 22 de mayo de 2018

Circular de subida a la Peña de la Cruz desde Prado Negro. Granada


Ruta realizada el día 11 de Octubre del 2015

Último día que estamos por la zona, y antes de regresar, tenía preparada otra circular a realizar por la sierra de Arana, en esta ocasión desde Prado Negro, una localidad y pedanía perteneciente al municipio de Huétor Santillán, en la provincia de Granada.

Por la autovía A-92 y con dirección hacia Guadix, hay que estar atentos a las indicaciones, para tomar la salida correcta hacia Prado Negro, luego, si no mal recuerdo, estaba bien señalizado para llegar a la localidad.

Aparcamos en una de sus calles, casi al final, en un escampado, pero estaba claro, la Sierra de Huétor, no nos quería ofrecer su mejor cara. La ruta del día anterior, que pudo ser magnífica, se chafó relativamente, con el encuentro del encargado de la finca por la que nos metimos sin saberlo y hoy, cuando pretendíamos comenzar esta nueva ruta, se puso a llover de forma intensa y sin apariencia de arreglarse de momento.

Estuvimos como veinte minutos dentro del coche, a ver si escampaba, o al menos, mejoraba, pero la situación parecía que iba a peor, aguantamos bastante más allí dentro, pero la cosa no tenía pinta de cambiar, así que después de hablar un rato, decidimos dejarlo para una mejor ocasión. La Sierra de Arana, siempre estará allí.

Contrariados, dejamos Prado Negro y nuestra intención era la de regresar a Sevilla, salimos a la autovía y tiramos hacia Granada, donde busqué una gasolinera para llenar el depósito.

De repente, dejó de llover, miré el tiempo en el móvil, y aparentemente no iba a estropearse el resto del día, lo hablamos de nuevo y le dimos una segunda oportunidad.

De nuevo, hacia Prado Negro, aparcamos en el mismo sitio, no llovía, aunque el día estaba nublado y no prometía nada bueno, pero era nuestra última oportunidad. Habíamos perdido muchísimo tiempo.

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, iniciamos esta ruta, caminando en ascenso por una de sus calles, junto a varios nogales, cerca de las Casas Nuevas, dirección Noroeste, por un claro carril de tierra.

Este carril, siempre en ascenso y con algunos tramos hormigonados, pasaba junto a diversas fincas y casas, algo desperdigadas y también, junto a una especie de depósito de agua.





Si no recuerdo mal, el carril moría en una última casa con un terreno vallado, donde había varias vacas, unas dentro y otras fuera. A partir de aquí se transformó en sendero. Por la zona de la Solana de Prado Negro.


Aquí tomamos dirección Oeste, que mantendríamos hasta estar situados justamente al Sur de la Peña.

El día no acompañaba, no llovía, pero había una espesa niebla que te dejaba ver poco. En esas condiciones, no las tenía todas conmigo, una y otra vez, me hacía pensar que la circular que llevaba preparada, era demasiado larga para la hora a la que al final comenzamos y también para las condiciones que teníamos ese día.

Incluso estuve tentado de abandonar e irnos definitivamente para Sevilla, pero como de vez en cuando se abrían algunos claros, decidimos continuar.

Acordamos intentar coronar la Peña de la Cruz y allí decidiríamos según estuviese el día.




Seguimos un sendero ligeramente difuso, igual por las condiciones climatológicas, entre piornales y matas de pequeño porte.

Hasta el momento, no teníamos ni idea de la forma de la Peña, sencillamente, no la veíamos, pero al llegar aproximadamente al Sur de ella, se nos presentó una primera y corta visión que pudimos observar entre el hueco que dejaban las nubes.

También logramos ver esa enorme y alta antena situada cerca del cortijo del Collado del Agua, al Sur de nuestra posición, además de todo el valle que se abría en esa dirección.




En este punto, comenzamos a incrementar el esfuerzo físico, ascendiendo por tramos de mayor pendiente, ahora dirección Norte, envolviendo la Peña por su cara Oeste.

A medida que tomábamos altura, el terreno se complicaba, estaba más suelto y con más pendiente lateral.




Alcanzamos el punto situado más al Norte de la Peña, desde donde la atacamos directamente, dirección Sureste, donde la inclinación de la ladera que íbamos dejando detrás era impresionante, menos mal, que entre nube y nube, no se apreciaba del todo bien y no te entraba "yuyu".

Por terreno calizo, con cierta pendiente y con terreno bastante suelto, fuimos ascendiendo hasta ir divisando el poste geodésico de la Peña.








Fotos en la cumbre, pero por poco tiempo, ya que el viento y la niebla, nos echaban literalmente de allí. Sólo podíamos ver pequeñas zonas entre los claros que a veces de forma esporádica, se abrían.







Bajamos dirección Este, siguiendo como pudimos la cordal, aunque encontramos un sendero, era difícil de seguir, a veces se perdía, a veces, lo perdíamos. Buscábamos llegar al Collado de Pedro Andrés, dónde hacia el Norte, se generaba el Barranco de los Carneros.

Traía una circular para poder haber llegado hasta el Cerro del Jinestral o incluso a los Riscos del Moro, pasando por el Cabeza de Caballo, que perfectamente, podríamos haber realizado, pero que con las condiciones climatológicas que hacía, no merecía la pena acercarnos.










Así, que sin llegar al mismo collado y observándolo desde arriba, campo a través, tomamos dirección Sur, buscando los mejores pasos, para conectar con el trazado de ida, muy próximos a la última vivienda, que dejamos al final del carril inicial de la ruta.
















El resto del itinerario lo hicimos por el mismo camino, ese pesado carril hasta dar en Prado Negro.
En un bar próximo tapeamos algo y de un tirón, para Sevilla.




DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track de la ruta, pincha en el siguiente enlace: