lunes, 11 de enero de 2016

Lineal de subida al pico del Rayal. Cordillera de los Agrios. Sierra de Cazorla

Ruta realizada el día 6 de Diciembre del 2014.

Fuimos Mª José y yo, Antonio, con ánimo de escaparnos el fin de semana entre Cazorla y Castril, con un enorme proyecto, realizar toda la cordal de los Agrios un día y, al siguiente, realizar una circular de subida al Empanadas, ni más ni menos. Pero la realidad y condiciones climatológicas que encontramos, y que no previmos, nos dejó unos trazados diferentes a los que pensábamos realizar.

Hospedados en un hotel de Cazorla, nos levantamos bien temprano para desplazarnos hacia Quesada y, de aquí,, hacia Tíscar y Don Pedro. Antes de llegar a estos últimos y al barranco de la Torre, justamente pasado el Puerto de Tíscar y el punto kilométrico 43, había que estar atentos a un carril de tierra que salía a nuestra izquierda según el sentido de la marcha donde, creo recordar, se encontraban unos carteles.

Subimos unos metros por él, por apartar el coche algo de la carretera, y aparcamos. Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies iniciamos esta, tan ansiada y a priori difícil, ruta.

Caminamos un buen tramo por este camino que, en su comienzo, coincidía  grosso modo con el Cordel del Chorro a la Atalaya. Unas curvas las realizamos y otras las trochábamos.


Lo primero que nos encontramos fue un poste indicativo que informaba sobre dos direcciones: una hacia atrás, hacia Belerda, y otra hacia delante, tomando una bifurcación que no tomamos, hacia el refugio C. F. Collado Zamora, por el camino de Tíscar y Gilillo.


Nosotros no abandonamos el principal y de mayor anchura. Pasamos una pequeña explanada donde había varios vehículos aparcados (por lo visto, y que yo no sabía, se podía subir bastante más en coche por este camino).

El camino comenzó a tomar pendiente dejando a nuestra izquierda un profundo y amplio cortado, dando vistas espectaculares sobre el Barranco del Garbanzar y la zona del Rincón de Fique.

Allí había unas formaciones pétreas que formaban un arco impresionante que coronaba el barranco, así como paredes verticales de vértigo para que nos fueramos acostumbrando a lo que pensábamos que nos podía esperar.



Seguimos ascendiendo, trochando la pista, dejando un vallado lateralmente a nuestra izquierda. Tomábamos altura con rapidez y las laderas cada vez las veíamos más inclinadas, con rebaños de ovejas pastando en ella.



Era un terreno de gravilla, algo resbaladizo, pero de un cómodo caminar. Se interponía ante nosotros una barrera caliza que sorteamos por su extremo inferior y de un día soleado, con nubes altas, se fue transformando en uno cada vez más grisáceo.

Las nubes se iban moviendo con gran rapidez, soplaba un fuerte viento y comenzamos a encontrar hielo incrustado entre la tierra y la gravilla por donde pisábamos. Cada vez, las nubes, eran más bajas y se veía menos.


Íbamos subiendo por la ladera de la Loma del Rayal y nos desviamos un poco para acercarnos a la Cueva, que había leído algo sobre ella en algunos blogs. Llegamos a ella y la escudriñamos un poco pero, en seguida, continuamos con la ascensión.






Alcanzamos la cuerda divisoria y comenzamos a situarnos más altos que las nubes que se convirtieron en un mar blanco bajo nuestros pies. Todo un espectáculo visual con vistas a las nevadas cumbres de Sierra Nevada y las accidentadas y quebradizas formas de la cordal de Tíscar, con su torre, creo que árabe, en el punto medio.





Subíamos a buen ritmo pero las nubes nos seguían de cerca; a veces, ramalazos de ellas se escapaban de las barreras sólidas de nuestra Loma y se trasladaban con gran rapidez.

No me daba buena espina la climatología que estábamos teniendo. Seguíamos en nuestro avance y nos encontramos con algunas otras barreras pétreas que salvamos por uno y otro lado. Aún nos quedaba una gran e inmensa pendiente continua pero, poco a poco, la fuimos recorriendo.


Seguíamos con la misma tónica: a medida que ganábamos en altitud, el mar de nubes ascendía junto a nosotros. Pero lo que me marcó de forma más definitiva fue que, casi llegando a la cumbre del Puntal del Rayal, la mayoría de las matas tenían un cúmulo de hielo adheridas  a sus ramas, por la parte situada al Norte, que en muchos casos era de varios centímetros.




Aquí el viento y el frío se fueron incrementando hasta tal punto que toda esta zona de cumbre se encontraba forrada por una amplia escarcha.

Curiosamente empezamos a divisar multitud de fósiles, todos conchas pero sobre soporte calizo, no sobre piedra de albero en la que estoy más acostumbrado.


Ya cuando la pendiente se suavizó y tenía en mi punto de vista el poste geodésico, las nubes comenzaron a pasar de una vertiente a otra y nos comenzamos a meter en una incipiente neblina, con toda la cara Norte de esta cordal, helada y blanquecina.








Fue el punto final a mi proyecto. En ese momento supe que la realización de la Cordal de los Agrios era imposible o, más bien, nada prudente intentar. Encima, las nubes nos taparon por completo, la niebla nos envolvió totalmente y no se veía a más de quince metros.

Toda la cordal de los Agrios fue engullida por la niebla. De vez en cuando se dejaba ver ligeramente el pico intermedio, el Peñón del Guante, sobresaliendo de la nada entre un fondo gris  extenso.


Aguantamos durante un buen rato refugiados del viento, entre algunos riscos situados en la cara Sur, por si amainaba la niebla pero, nos dió tiempo a comernos varias piezas de frutas, barritas y frutos secos y la situación no varió ni un ápice, más bien empeoró. De todas formas, aún sin niebla, era una aventura muy peligrosa recorrer esa cordal con el hielo y escarcha que, por toda la divisoria, debería haber.



Así que, algo defraudados por no realizar la circular proyectada, aunque sí la subida lineal al Puntal del Rayal, bajamos por nuestros pasos sin acercamos a la cueva en esta ocasión y, en poco tiempo, parte campo a través, regresamos de nuevo a nuestro vehículo con el que, tras el cambio de calzado, nos trasladamos a Castril para nuestra segunda noche y nuestra segunda empresa.







DATOS DE INTERÉS DE ESTA RUTA;




Si quieres el track de esta ruta, pincha sobre el siguiente enlace:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada