domingo, 6 de noviembre de 2016

CIRCULAR AL SALAMADRE POR LA I PARTE DE LA CORDAL DESDE EL PTO. DEL CORREO AL PUNTAL DEL RAYAL

Ruta realizada el día 8 de Febrero del 2015.

Fuimos Juan José y yo, Antonio, a realizar una ruta experimental, ya que teníamos, desde hace bastante tiempo, el proyecto de realizar toda la cordal hasta el Puntal de la Raya, partiendo desde el Puerto del Correo.

Nos tocó un día despejado en el inicio pero que, poco a poco, se fue nublando. Además, la sierra estaba salpicada de nieve que aun perduraba de días atrás.

Accedimos por la carretera de Utrera, dirección hacia Ronda y, a la altura del Puerto de Montejaque, nos desviamos hacia Grazalema. En el cruce al que llegamos, recorridos unos kilómetros, tiramos hacia Villaluenga del Rosario, donde nos encontramos una explanada para aparcamientos a la izquierda, en la zona de la Albarrada, donde también se encontraba el Hostal de Villaluenga. Nos adentramos en el carril, dejando el aparcamiento a la derecha, continuando por un camino hormigonado que pasa junto a unas pistas de pádel y que nos subiría al Puerto de las Viñas o las Mesas.

Pero todo ese carril se encontraba nevado y, algo más arriba, con nieve hielo, lo que me hizo desistir en el intento de subirlo a lo alto del todo. Así que, como no tengo ninguna pericia en conducción sobre nieve, preferí dejarlo en los aparcamientos de la entrada y recorreríamos a pie, el carril.

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, iniciamos desde los aparcamientos nuestra ruta exploratoria, no sin sufrir algún que otro resbalón antes de coronar el camino. Una vez en las Mesas, continuamos por el clásico sendero hacia los Llanos del Republicano, pasando la cancela grande que cortaba el camino, para luego tomar el desvío hacia la derecha en descenso hacia los Llanos.






Una vez en la cancela que daba paso a la inmensa planicie o polje, descubrimos que la cordal que pretendíamos realizar estaba completamente nevada. Más que  contrariarnos, nos animó a realizarla con el complemento de belleza que ofrece el manto blanco, pero lo cierto es que nos ralentizó muchísimo en el avance, ya que había que extremar las precauciones al avanzar entre rocas nevadas que ocultaban grietas y agujeros. Aparte de que lo que considerábamos una primera parte de la cordal, corta y supuestamente fácil, se convirtió en puñetera y muy complicada, con cuchillares extremos y una cumbre formada por rocas grandes, desestructuradas  y complejas para caminar por ellas.


Cruzamos transversalmente los Llanos hacia el Puerto del Correo, perfectamente identificable por la “V” que dibujan los cerros entre los que pasa la senda. Comenzamos a subir por él y rápidamente ganamos altura, teniendo unas vistas muy bonitas sobre los Llanos que dejamos detrás.




A la altura del cortijo situado en los Navazos de Líbar, mucho antes de coronar el Puerto de Líbar o del Correo, nos salimos de la senda principal para comenzar con la tarea a la que veníamos expresamente.

Nos dispusimos a comenzar la cordal, así que nos dirigimos directamente hacia la primera elevación que la formaba. Ni que decir tiene, que todo este trazado fue campo a través (o más bien, rocas, cuchillares, fisuras a través) buscando los mejores pasos que podíamos coger, utilizando constantemente las manos.








También el cortijo era digno de ser fotografiado con el manto blanco que lo cubría.

De una elevación pasábamos a la siguiente, pero con bastante lentitud por premiar la seguridad. Vistas espectaculares, sobre la extensión de los Llanos del Republicano, donde se apreciaban perfectamente los surcos,  en forma de una enorme serpiente, que dejaba el arroyo de los Álamos sobre su superficie.




Para nuestra suerte, toda la coronación de esta cordal estaba formada por rocas y poca vegetación y siempre disponíamos de un pasillo rocoso para caminar y muy pocos obstáculos vegetales. El problema principal fue la propia orografía del terreno, que era bastante caótica y con muchas grietas, lo que nos hizo sufrir más de la cuenta. A ello se le sumó la nieve que, en diferentes zonas, se encontraba taponando estos huecos entre piedras y nos producía una tensión extra en nuestras piernas.
Así, fuimos bajando y subiendo de elevación a elevación. Se trataba de un rompe piernas. Tuvimos la ocasión de ver cabras montesas con caras de asombro al vernos por esos lugares. Es de los pocos sitios donde las he visto en esta sierra.













Llegamos a la altura del cortijo de los Pinsapos, que lo teníamos a vista de pájaro y también cubierto por la nieve. Aquí, la cordal se interrumpía porque estaba separada mediante una hondonada por donde pasaba la senda que comunicaba el cortijo con los Llanos. Por ello, nosotros la bautizamos como cordal I parte. El siguiente tramo, hasta el propio Puntal de la Raya, sería la cordal II parte pero, tras descender y valorar el esfuerzo y tiempo invertido en la realización de esta primera etapa, acordamos no emprender la segunda parte de la cordal ya que, muy probablemente, nos pillaría la noche. Por otro lado, tampoco era demasiado tarde y volver tan temprano sería un pecado para nosotros.




Sobre la marcha, decidimos encumbrar el Salamadre con esa ladera completamente blanca y sugerente. Durante un tramo caminamos por el clásico sendero. Cuando encontramos un vallado, nos desviamos subiendo campo a través por la ladera, dejando el vallado a nuestra derecha, según el sentido de marcha, siempre en ascenso.




Alcanzamos cierta cota. Estábamos a algo menos de media ladera de la coronación del Salamadre cuando invertimos la dirección, intentando conservar la curva de nivel, por una pequeña terraza donde, curiosamente, seguíamos las huellas de un zorro perfectamente marcadas sobre la nieve. 




Llegó un momento donde decidimos atacar por la vía directa al pico, dejando un espolón rocoso a nuestra derecha.

Se trataba de un terreno con bastante pendiente y cubierto en su totalidad de nieve sobre hierba, lo que hacía que fuese un avance comprometido a causa del poco agarre de las botas. En muchas ocasiones utilizábamos las manos para agarrarnos, en el ascenso, a ramas, arbustos y rocas que encontrábamos en nuestro camino.




Alcanzamos, por fin, la cumbre del Salamadre en el momento más nublado del día, pero con unas vistas maravillosas a 360º, (los dos Llanos vistos longitudinalmente, tanto el del Republicano como el de Líbar, divididos por la sierra de Líbar y Mojón Alto, además de todas las sierras de los alrededores) La verdad es que nos llevamos un buen tiempo gozando de estas vistas y fotografiándolas.












Bajamos del pico siguiendo su cordal, que se extendía hacia el Suroeste, dirección hacia la casa y pozos de Barea. Era difícil seguir el sendero que estaba tapado por la nieve pero, gracias a los hitos, lo llevábamos más o menos.









Una vez abajo, cogimos la senda que bordea por el Noroeste al macizo hasta que conectamos con el punto por donde comenzamos a subir hacia el Salamadre. Proseguimos un trayecto en común con el de ida y luego tomamos por la Colada o senda que pasaba entre los dos vanos de crestería, es decir, donde terminó nuestra primera parte de cordal y donde comenzará nuestra segunda, en un futuro inmediato.








Esta marcada senda nos llevó, de forma rápida, a los Llanos del Republicano, dejándonos sobre una parcela limitada por un muro coronado por un vallado. Lo recorrimos durante un tramo dejándolo a nuestra izquierda y toda la falda de la cordal rocosa a nuestra derecha. Nos topamos con un pozo y un abrevadero realizado en piedra tallada. Al final tuvimos que saltar el vallado para poder salir a la extensión de los Llanos, recortando en diagonal, hasta coincidir con el camino que realizamos a la ida. Ya por entonces, la noche hizo acto de presencia y toda la subida hacia el Puerto de las Viñas, siempre puñetera para terminar un día duro de exploración, la hicimos a oscuras, pero prescindimos de encender los frontales pues la luz de la luna nos iluminaba.







Cambio de calzado y para Montellano a reponer energías perdidas y sales minerales.

DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track del itinerario, pincha sobre el siguiente enlace:

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada