lunes, 30 de enero de 2017

CIRCULAR DE SUBIDA AL PICO CABALLO Y A LAS BUITRERAS. SIERRA DE CASTRIL

Ruta realizada el día 14 de Marzo del 2015.

Fuimos Mª José y yo, Antonio, a realizar una segunda ruta por esta magnífica y agreste sierra de Castril, con el apoyo del track de Alsamuz, colgado en Wikiloc, al que le agradezco por compartirlo.

Comenzamos nuestra ruta, con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, desde el mismo punto que la anterior ruta realizada en esta sierra:

Del cortijo del Nacimiento y del poblado de la Central, donde se encuentran las tuberías metálicas, caminamos por el mismo sendero que la ruta anterior, con el impresionante cortado del barranco de Túnez al Oeste, con la diferencia que no cruzamos el puente que salva el río Castril sino que continuamos en la misma dirección que llevábamos, dejando a nuestra izquierda el citado puente.



Caminamos longitudinalmente junto a una acequia que, a veces tapada y otras destapada, nos acompaña durante un trayecto de nuestro recorrido, en ocasiones con barandillas de madera de separación. También pasamos junto al propio cauce del río, que nos llevó al lado de una pequeña presa tras pasar el cauce seco del arroyo de Alfonso, tributario del Castril.



El sendero comenzó a tomar pendiente y ponerse algo más sinuoso cuando alcanzamos un mirador artificial con un cartel de la Junta donde indicaba el Nacimiento del río Castril. Se trataba de unas grandes paredes verticales situadas en el lado contrario del que estábamos. Al Oeste y por su parte inferior caían varias cascadas de agua que confluían en un solo cauce excavado entre la unión de las dos laderas.








El lugar era privilegiado y curioso, lo que me dio algo de coraje ya que, con la empresa que teníamos previsto realizar, no me daba tiempo de entretenerme en otras ocupaciones extras que surgieran, como era ésta, y explorar toda esa zona de los nacimientos. Aún así, la fotografiamos con creces y estuvimos un buen rato contemplando esa maravilla.

Continuamos en ascenso, por senda clara y marcada, alcanzando las ruinas del cortijo Peralejo y, algo más adelante, el collado hacia el que nos dirigíamos. Toda esa zona era muy pedregosa y caótica, aunque el sendero iba trazando un recorrido muy eficaz.





Caminábamos dirección Norte por el interior de un barranco amplio, el macizo de Los Peralejos a nuestra derecha y el de La Puerca a la izquierda.

Formas caprichosas de muchas rocas calizas, oquedades y abrigos en las paredes, nos rodeaban y salían a nuestro paso.



Un trazado relativamente horizontal y cómodo desde las ruinas del cortijo hasta el comienzo de la subida hacia el Puerto del Cerezo, prácticamente a la altura de donde conecta el barranco de la Osa con el Castril.

Desde lo lejos se observaba un itinerario artificial para poder visitar e introducirse por el mismo barranco (hablo del de la Osa). Se apreciaban escalones e incluso barandillas, aunque fue otro lugar que tuvimos que dejar de lado. Ya programaré otra ruta para ver todo aquello.

El cañón o barranco, por el que caminábamos, se cerró y sólo teníamos la opción de continuar si salvábamos unas laderas con bastante pendiente, no nos quedaba otra alternativa.

La continuación pasaba por subir al Puerto o collado del Cerezo, lo que supuso un ascenso fuerte por un senderillo con una pronunciada pendiente lateral que, además, era de tierra suelta y hacía resbaladizo el avance pero, poco a poco, fuimos progresando, pasamos una estribación rocosa y nos dejó en la canal amplia y terrosa que culminaba en el collado.

Antes de coronarlo, nos encontramos con un grupo de montañeros con los que estuvimos dialogando un rato.








Por fin nos vimos en lo alto del collado, IMPRESIONANTE; tanto las vistas hacia atrás, donde prácticamente se veía todo el trazado recorrido, flanqueado por dos cadenas montañosas de impacto, como hacia delante, donde también la vista se perdía en lo abrupto del terreno que nos quedaba nos recorrer.




Por supuesto, tuvimos las primeras vistas de la primera elevación que pensábamos pisar. De momento parecía inexpugnable y retirada, aunque esto último, en la montaña, los que ya tenemos muchos kilómetros en las piernas, sabemos que, cuando empiezas a caminar hacia ellas, te das cuenta de que las encuentras más cerca de lo que en principio parecía.

Nuestra dirección debería seguir siendo Norte o Noreste, pero ello implicaba una enorme bajada para luego tener una enorme subida así que, perdiendo la menor cota posible, nos dirigimos hacia el barranco del Puerto, hacia el Noroeste.




Alcanzamos el nivel del barranco, que llevaba agua, y nos acercamos un poco a su cabecera, lo que nos llevó a descubrir nuevos y bellos rincones. Una nueva zona a explorar, con el Picón del Puerto y la Morra de la Osa formando una atractiva cordal, que delimitaba toda esa zona.




Continuamos con nuestra ruta, caminando sin perder cota, más bien en suave ascenso, por la ladera Norte del Barranco del Puerto. Llegó un momento en que nos encontramos entre dos cordales que nos delimitaban a ambos lados y donde se encontraban, cada uno en una de ellas, los picos que pretendíamos subir. A nuestra derecha, al Este, el Caballo; mientras que Las Buitreras, se ubicaba a nuestra izquierda, al Oeste.





Durante un tramo del recorrido, fuimos paralelos al Barranco del Cerezo, a cierta cota por encima de él, que recibía las aguas del Barranco del Puerto, que cruzamos anteriormente.

Tuvimos que sobrepasar con creces la elevación del Caballo. Se veía un pico muy escarpado y de difícil acceso. Se trataba de un trazado claramente marcado por una senda muy visible que, aunque pasaba por un terreno complejo, con zonas caóticas, hondonadas y subidas, disponía de un firme cómodo.

Atravesamos la cabecera de este nuevo Barranco tomando la dirección hacia la cordal del Caballo y llegamos a su base rocosa utilizando una canal que, intuía, nos iba a dejar sobre la divisoria de cumbres. Así fue, sólo nos quedó recorrer la cordal hasta llegar a la cumbre de este primer pico. Panorámicas espectaculares.















Tras disfrutar de este balcón inigualable, retrocedimos por nuestros pasos hasta alcanzar de nuevo su base. De allí, bastó con alcanzar el próximo collado en la zona de Los Calderones.



En este punto tomamos la dirección hacia la cordal de enfrente para subir al siguiente pico. Subimos decididamente hacia el Noroeste y Mª José se quedó a mitad de recorrido, estaba harta de piquitos!! Yo continué buscando mi segunda elevación, encontrando rocas en aparente  inestable equilibrio, aunque … ¿cuantos años llevarán así?


Alcancé la cordal, que era un conjunto caótico y maltrecho de muchas enormes rocas apoyadas unas a las otras. Recorrí un tramo de la misma hasta dar con la máxima elevación, Las Buitreras. Fotos hacia todos lados, autofoto y rápidamente hacia abajo donde me esperaba ella.









Nos dirigimos en bajada hacia el collado anterior, aunque me desplacé en diagonal para salvar un amplio nevero situado al Norte y justamente a continuación del citado collado.

Continuamos en descenso por la amplia vaguada, dirección Noreste, y con el cortijo de las Palomas en nuestro punto de vista, a lo lejos (lugar donde comenzaríamos nuestro regreso, cerrando la circular)




En cómodo avance, por un terreno sin complicaciones, llegamos al Barranco de la Cueva del Rincón, la parte más baja del descenso, y lo cruzamos. En lugar de agua tenía nieve. Era una zona relativamente llana y despejada de rocas, un amplio llano en medio de cordilleras rocosas.


Ascendimos muy ligeramente hacia el cortijo de las Palomas, que encontramos en ruinas. Se trató del punto más al Norte de nuestro itinerario; a partir de aquí iniciamos la vuelta para ir cerrando la circular.




Tomamos dirección Sur, hacia la Majada del Consejo y la zona de la Cerradilla, junto al seco cauce del arroyo que pasaba por allí. Lo primero que nos encontramos fue un depósito cilíndrico de color verde, de grandes dimensiones; a continuación, una larga fuente abrevadero, cuyas aguas sobrantes eran vertidas al suelo a través de su último tramo y se dirigían hacia el barranco, como si del nacimiento de un arroyo se tratase.




Tuvimos que pasar el arroyo por una parte algo embarrancada, pero sin demasiados problemas, siguiendo una senda no demasiado marcada. Progresivamente nos fuimos retirando del curso fluvial, caminando por una de sus laderas. En este corto tramo existía algo de confusión, ya que había varias alternativas de sendas de cabras pero todas llevaban la misma dirección.

Nos entretuvimos fotografiando un enorme espolón de roca que afloraba de una de las laderas colindantes. Era parecido al Roque Cinchado de Tenerife, el que estaba impreso en los antiguos billetes verdes de mil pesetas.




Cruzamos el barranco de Marfil para, rápidamente, encontrarnos con un extenso cobertizo donde pararía el ganado, aunque en ese momento no había un alma por la zona.




Desde este momento, la mayoría del tiempo, caminábamos por sendas muy marcadas y anchas, prácticamente por caminos o carriles.

Este regreso fue muy cómodo, desde mi punto de vista “demasiado arreglado”, pero avanzábamos por un carril que unía los diferentes cortijos entre los que pasamos, como el primero que encontramos en nuestro trayecto, el cortijo de Cavila, al que luego se sumaron otros como el de Morales y el de Pino Julián.







El líneas generales, llevábamos dirección Sur, con la sierra Seca a nuestra izquierda y la de Castril, de donde procedíamos, al lado opuesto. Pasamos por otras fuentes abrevaderos, pero cada una que nos íbamos encontrando, iba siendo más largas, formadas por multitud de tramos escalonados, aprovechando la inclinación del terreno. Deben existir en la zona numerosas cabezas de ganado aunque no vimos demasiadas, cosa que me sorprendió a la vista de esas larguísimas fuentes.

Sin lugar a pérdidas, pasamos varios barrancos como el de las Majadas de los Carneros o el del Lobo, llamando poderosísimamente la atención las vistas hacia sierra Seca, con los riscos del Lobo en primer plano. Realmente llevaba preparado una circular aún más amplia, por la propia cuerda de la sierra Seca, pero no tuve claro en ningún momento la subida a ella, su posterior bajada y lo que me podía entretener, así que no quise tentar a la suerte.

Pasado el último barranco, el del Lobo, el camino nos llevó junto al cortijo de Viñas, entre la Morra de Viñas y Hoya Primera, y hacia el cruce de una nueva vaguada pero, próximos a ella, el camino se puso paralelo. Aquí fue cuando, mediante la indicación de unos postes, dejamos el carril para cruzar el barranco por un definido sendero.


Este sendero, también muy visible y claro, comenzó en ascenso hasta alcanzar una cota donde empezó a llanear y mantener la curva de nivel, justamente en la porción de ladera que formaba parte del barranco de las Palomas con todas las crestas calizas por donde, a la ida, habíamos pasado, en frente, hacia el Noroeste.

En el momento en que el sendero se alineó con todo el valle desde donde salimos por la mañana temprano, y tras comernos unas frutas en unos riscos pétreos a modo de miradores naturales, se tornó claramente descendente hacia el valle y, por supuesto, igual de marcado con una serie de piedras delimitadoras cada equis metros del recorrido. ¡Cómo para perderse!









Prácticamente en su tramo final descendente, la pendiente era muy acusada pero la salvaba mediante numerosos zigzag perfectamente delimitados y marcados ¡demasiado artificial!

Al finalizar esta bajada tuvimos que sortear el barranco de Alfonso, que si llevaba agua aunque muy poca.




Continuamos, por sendero marcado, por la zona de los Inhiestales y, antes de conectar con el camino de ida, pasamos por unas lomas de firme diferente al resto de lo que habíamos pateado que, más bien, me recordaba a la zona de los Alayos o el Trevenque, por Granada. Un terreno de piedrecitas sueltas, de firme más inestable y resbaladizo, aunque fue un tramo corto.




Una vez conectado, alcanzamos pronto el Poblado de la Central y llegamos a nuestro coche.







 DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




 Si quieres el track de la ruta, pincha en el siguiente enlace:


2 comentarios :

  1. Bonita empresa, Antonio. Alsamuz lo conozco del foro... Esta montaña es una desconocida para mi, y veo que tiene un ambiente muy montañero y a veces complicado. Normal que Mª José se plantase... harta de tanto piquito. Dale un saludo de mi parte.
    Muchas gracias por compartir vuestro esfuerzo, y lo dicho: No vayas al campo, que hay mucho bicho.

    ResponderEliminar
  2. Hola de nuevo, Franeto, la montaña es mi droga, aunque los bichos, mi terror, pero por ahora la balanza es a favor de la primera.
    Te aconsejo y recomiendo que pruebes esta sierra y su vecina Cazorla, ambas espectaculares, a la vez, en algunos puntos, complejas e incluso peligrosas y muy diferentes a nuestras clásicas y no por ello, preciosas, Sierra de Grazalema, los Alcornocales y Sierra de las Nieves.
    Un saludo

    ResponderEliminar