martes, 3 de diciembre de 2013

CIRCULAR RUTA DE AGUAFRÍA, MONESTERIO ALTO DEL CASTILLO Y ALTO DE AGUAFRÍA MONESTERIO

Ruta realizada el día 26 de Octubre de 2013.

Fuimos, Pilar, Juan José, Conchi, Pepe, Espino, Eugenio, Mª José y yo, Antonio.

Nos trasladamos en esta ocasión, procedentes de Sevilla,  a Monesterio, pueblo extremeño situado próximo al límite con nuestra comunidad. Nada más entrar observamos una gasolinera a nuestra izquierda y, en frente, dejamos los coches.

Con todos los bártulos encima; esto es, mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, iniciamos nuestra ruta.

Callejeamos algo por Monesterio, por calles en pendiente, para ir calentando piernas y, una vez en su periferia, en su extrarradio, a la altura de la Ronda Fuentes de León, tras atravesar una calle asfaltada, tomamos por un camino de tierra que, mediante un cartel informativo, nos indicaba la dirección de la Ruta de Aguafría.


Se trataba de un camino limitado por muros y vallas que, en ocasiones, poseía mucha vegetación colgada de ellos, sobre todo zarzas, que en diferentes puntos lo estrechaba  bastante.

Dividía las diferentes fincas por las que fuimos pasando. Vimos varias yeguas al menos en un par de ellas.


Al mirar atrás se percibía perfectamente el pueblo ya que, suavemente, fuimos tomando altura. Durante el trayecto el firme era de hormigón hasta que pasó a tierra.


Pasamos a la altura de la Huerta Murcia y, más adelante, por la Majada de Alberto, al fondo y a nuestra derecha, se observaban también como granjas de animales y, al frente, la loma cubierta de árboles de toda la Sierra de Aguafría, donde nos dirigíamos.



Coincidimos con una carrera de bicicletas de montaña, que realizaban un recorrido que tuvimos que cruzar en varias ocasiones por diferentes puntos y, justo en el último cruce, se nos terminó nuestro camino y se fue convirtiendo paulatinamente en sendero.

Se incrementó la pendiente y nos fuimos internando en un bosque de pinos. Al principio parecía un cortafuego hasta que se convirtió en un bello sendero. Subíamos por la ladera de la Sierra de Aguafría.





A cada paso nos encontrábamos con diferentes tipos de setas, a cada cual más llamativa, con distintos colores e incluso vi varias, saliendo directamente de piñas caídas en el suelo.

De vez en cuando los pinos se mezclaban con Quercus y, en algunas zonas, se dejaba ver el paisaje entre ellos que, al estar a una cierta altura, se observaba con vistas amplias, la mayoría de las zonas  cubiertas por árboles de forma tupida.






Poco a poco fuimos subiendo y nos encontramos con zonas donde abundaban grandes bolos rocosos agrupados, como de granito pero de colores claros más que oscuros, hasta que dimos con un tramo de calzada, formada por piedras bien colocadas, que nos condujo a una especie de torre. Supongo que la conocen como el “Castillo”.









Se trataba de una construcción de piedras de dos plantas y una azotea transitable a la que se accedía desde una escalera de acero colocada por el exterior. Además poseía un saliente, en forma de balcón, con unas vistas fantásticas.




Toda ella se encontraba ubicada en lo alto del cerro denominado, Alto del Castillo de 1.007m de altitud, que tenía una pequeña explanada que, en esos momentos, cogimos completamente lleno de hierba corta, dando una sensación de manto  verde muy agradable.

Allí realizamos el segundo desayuno, en ese magnífico balcón. Tras la recarga energética, emprendimos de nuevo la marcha. Antes de comenzar a descender, Juan José y yo, recorrimos el otro extremo de esta elevación, entre grandes rocas, y llegamos a otro mirador, esta vez natural, con otras vistas inmejorables.








De nuevo entre pinares, al principio en bajada, para más tarde volver a subir a nuestro segundo cerro del día, el Alto de Aguafría de 1.079m de altitud.

Lo primero que nos encontramos fue una enorme torre, supongo que de observación contra incendios, y próxima a ella, un grupo de antenas y el gran poste geodésico.




Tras las fotos, decidimos comer. No sé si vinimos a caminar o a ponernos morados, el caso es que buscamos un conjunto de rocas donde nos tomamos unos suculentos bocatas con latas de cervezas. Nada!!! Todo un banquete!!!






Tras este nuevo parón, reanudamos la marcha y caminamos por el bosque, que pasó a ser de castaños, y enseguida dimos con el camino. Realizábamos un trazado circular y pretendíamos llegar a Monesterio pero por otras calles diferentes a la de la salida.







Comenzamos de nuevo a pasar entre fincas. Pasamos cerca de la Casilla de Chavero, próximos a la Casilla de la Rosa y, cuando el camino describía una curva bordeando el cerro de la Fuente, conectamos con la Vereda de Arroyomolinos. Caminando por ella, ya cerca y en dirección al pueblo, caminamos junto a unas inmensas pocilgas, donde lechones y sus madres estaban la mar de augustito tomando el sol.



Por esta zona creo recordar ver letreros que indicaban la dirección de Tentudía. Al momento pasamos por debajo de la carretera mediante un corto túnel, todo él, decorado por pintadas y escritos poéticos.

Entramos en las primeras calles del pueblo, pasamos junto a un centro educativo y, al desembocar en una amplia plaza, nos tomamos en el bar de la esquina un cafelito reconfortante. Desde luego el alimento en esta ruta no faltó en ningún momento!!! En la misma plaza existía una fuente con un largo abrevadero muy llamativo.



Ya sólo nos quedó coger algunas calles más y dar con los vehículos.


El apartado negativo del día fue que nuestra compañera Conchi tuvo la desgracia de perder el móvil, el cual no pudimos encontrar a pesar de los esfuerzos que realizamos, incluido el llegar de nuevo casi al Alto de Aguafría para ver si dábamos con él.

DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:



Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace:

1 comentario :

  1. Hola Antonio, gracias por tu comentario en mi blog. Yo tambien visito el tuyo alguna vez.
    Como sabes estoy un poco lejos de tu zona, pero de vez en cuando hay viaje de aproximacion. Ahora por ejemplo estamos por Malaga, donde ademas de relax y visitar pueblos de interior, tambien hacemos algo de monte como el techo de Malaga, pico Maroma y la Hume.
    La ruta que describes en esta entrada, muy guapa y ademas veo que os cuidais bien. Lastima lo del movil.
    Un saludo

    ResponderEliminar