jueves, 16 de abril de 2015

Circular Posiciones, Veredón Superior, Veta Grande, Laguna Larga, Mirador de Ferrer y collado Carihuela

Ruta realizada el día 4 de Agosto del 2.014.

Fuimos, de nuevo, a esta sierra granadina, Mª José y yo, Antonio. Esta vez nos hospedamos, en Cenes de la Vega, en nuestro hotel favorito, Don Gonzalo.

Nos levantamos muy temprano, desayunamos y nos trasladamos al Albergue Universitario, donde cogimos el microbús que nos subió a las Posiciones del Veleta.

¡! Ya vamos como señoritos ¡!

Entramos por el Veredón Superior, sin gota de nieve; una repisa ancha y cómoda por la que descender hasta el fondo del Corral del Veleta. Por supuesto, lo hacemos con sumo cuidado ya que, un resbalón, podría ocasionar un accidente fatal aunque, tomando las pertinentes precauciones, no presenta demasiadas complicaciones.





Bajamos a la zona conocida como El Mirador, bajo los tajos del Veleta. Imponentes paredones verticales que forman la cara Norte del Veleta y desde donde contactamos con un sendero bastante marcado.


Dejamos a nuestra izquierda el que bajaba hacia las Trancadas del Guarnón y continuamos por el que se dirigía hacia el Cerro de los Machos, con el único objetivo de observar una pequeña lagunilla formada en la base de un gran nevero.


Invertimos el sentido por nuestros mismos pasos y, en esta ocasión, sí tomamos el sendero que, en suave descenso, nos atravesaba de lado a lado el Corral del Veleta para dejarnos junto a la falda de Veta Grande.




Aquí el sendero se tornaba en una severa pendiente ascendente, que subimos con calma, hasta conseguir alcanzar el Collado de Veta Grande.





De repente, las vistas desde aquí fueron magníficas. Se nos abrió el impresionante Corral de Valdeinfiernos y toda la cordal desde la Atalaya del Cuervo hasta el propio Mulhacén. Sin palabras!! De impresión ¡!



Mª José se sentó junto al hito que marcaba dicho collado. Yo lo tuve claro, era el momento de incrementar mi listado personal de tres miles de esta Sierra así que, ni corto ni perezoso, me dirigí por la misma cordal hacia el pico de Veta Grande.

Superé un desnivel algo superior a los cien metros, pasé por las Minillas del Sol y, a continuación, me vi sobre el citado tresmil. Veta Grande, con sus 3.084m de altitud, superado.

Mi primer tresmil de la jornada conseguido.




Realmente se trata de un pico situado en la misma estribación procedente del Cerro de los Machos. 

De hecho, proseguí algo más por la cordal y se observaba perfectamente la continuación abrupta que la unía al Cerro de los Machos.


Era una elevación ideal para otear desde ella, con paredes laterales muy inclinadas por ambos lados aunque con una cara Este más vertical y dominada por el Tajo de los Machos, con unos magníficos cortados a pico formados por paredes de rocas algo disgregadas.

Regresé de nuevo al collado recorriendo la cordal y proseguimos con el itinerario.



El recorrido por el Corral de Valdeinfiernos siempre fue por un perfecto y claro sendero pero que, en algunos puntos, se notaba que había sido deformado por derrumbes.

Aunque en todo momento estaba perfectamente definido y sin lugar a pérdidas, no era un sendero para ir despistado ya que presentaba una enorme inclinación lateral por un terreno muy suelto. 

Además, pasaba por algunos puntos comprometidos donde, un mal apoyo o resbalón, tendría unas fatales consecuencias.





Antes de abandonar el Corral nos aproximamos a una coqueta lagunilla donde nos relajamos algo y gozamos de este encantador paraje. Desde lo alto, unos enormes machos monteses nos vigilaban y observaban.





Recorrimos todo el circo y lo dejamos. Lo abandonamos justo al doblar la estribación procedente del Mirador de Ferrer donde, un nuevo paisaje, inundó nuestras retinas; dos magníficas lagunas, la Galbata y la Larga.





Al principio, sólo contemplábamos la laguna Larga pero, al ir acercándonos hacia ellas, pronto apareció, más cercana, la laguna Galbata. El conjunto espectacular!! Merecía la pena quedarse un buen rato junto a sus cristalinas y frías aguas, recorrer todo su contorno y escudriñar su desagüe que formaba un bello río que caía por la empinada ladera.






Nos acercamos a continuación a la laguna Larga, enorme, profunda, al pie de la ladera del Puntal del mismo nombre. Ésta, cerrada completamente, no formaba, como la anterior, un curso fluvial.

Estuvimos deleitándonos con estas maravillas ubicadas en un corazón de tierra y rocas estériles y caóticas. Además tuvimos la suerte de estar bastante entretenidos con unas cabras montesas que, lo último que tenían era miedo de nosotros.





Tras picar algo, decidimos emprender el regreso y comenzar, así, a cerrar la circular que pretendíamos realizar. Subimos la ladera, en forma de una difusa vaguada, que formaban la estribación del Mirador de Ferrer con la cordal que unía los Crestones con el Cerro Boto, dirección Suroeste, por un senderillo que, aunque al principio algo difícil de localizar, mediante los diferentes hitos de piedras señalizadoras, pudimos identificar.

Una vez en él, era fácil de seguir y medianamente bien marcado. Las vistas hacia atrás, de las Lagunas y otras zonas de interés, de primer orden.





Alcanzamos el collado y se me presentó otra posibilidad de superar un nuevo tresmil. Me enfilé directamente hacia él, realmente estaba ya muy cerca y, en un corto aunque tenso trayecto, me situé bajo su pico piramidal.

Para mi entender, fue conquistado, ya que realmente sólo debería haber subido unos cinco metros por la pared inclinada, aérea y expuesta, que lo formaba, con laderas cortadas a pico por ambas vertientes y con la roca muy fisurada y frágil. Aunque tenía apoyos suficientes para haberlo logrado, preferí quedarme en su base por lo expuesto de la operación, así que permitidme que indique que el Mirador de Ferrer fue alcanzado y conquistado por el que os narra, con sus 3.049m de altitud. Segundo y último del día.





Continuamos desde el collado anterior hasta salir por un hueco o puerta existente en la dorsal de los Crestones de Río Seco. Este tramo, aunque corto, era expuesto por el terreno suelto y los enormes cortados por los que se pasaba. Un mal resbalón y no se contaba.






Una vez en la cresta de los Crestones, la tensión del cuerpo se relajó y sólo restó bajar con cuidado, sin demasiadas complicaciones, al camino de tierra que une Carihuela con el Alto del Chorrillo.


Caminamos por el carril tranquilamente, hablando sobre la aventura experimentada, cuando llegamos a lo que se conoce como La Puerta (hueco enorme existente entre la cordal de los Raspones y la unión con los Crestones) que permite el paso a los montañeros que caminan por el citado carril.



Le propuse a Mª José que si no le importaba esperarme a que le echara un vistazo a los Raspones. 

Allí me esperó, en la misma Puerta y yo me dirigí hacia mi nuevo objetivo.

Los Raspones son otros dos tresmiles que tengo que realizar pero no las tenía todas conmigo, se trataba de elevaciones muy abruptas y de difícil acceso.

Investigué por el Oeste, pasé a la parte Este hasta acercarme bastante a sus paredes pero, ni lo vi claro, ni disponía de demasiado tiempo así que decidí dejarlo para otra ocasión.

No puedo hacer todos los picos ¡! Si no, ¿qué dejo para el próximo año?



Me reuní con Mª José y continuamos por el carril, próximos al Collado de la Carihuela. Tuvimos que sortear el inmenso nevero que taponaba el camino y subimos por un senderillo marcado que nos dejó bajo el refugio homónimo.








Sólo nos quedó alcanzar la carretera asfaltada y, utilizando los diferentes recortes en forma de senderos que se le realizan a los numerosísimos zigzag que forman esta vía y con mucha paciencia ya que parecía que no se llegaba nunca, alcanzamos el Albergue donde teníamos aparcado el vehículo.




Como si no hubiera tenido bastante, se me antojó subir a la elevación rocosa en la que se divisaba un alto hito y que he querido visitar cada vez que he llegado hasta el Albergue, situado al Norte del mismo. No lo pensé mucho (porque si no, no hubiera ido) y, con poco tiempo y esfuerzo, recorrí ese promontorio con unas espléndidas vistas. Mereció la pena!!





Cambio de calzado y alguna prenda, tomar unas tapas en Cenes y para Sevilla de un tirón.

DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




No entiendo el tajo profundo en el perfil que me ha salido, no hay que tenerlo en cuenta.

Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace:


No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada