jueves, 9 de abril de 2015

Subida y bajada del Mulhacén, desde Trevélez

Ruta realizada el día 27 de Julio del 2.014.

Fuimos Mª José y yo, Antonio.

La idea de esta ruta, aparte de pasar un buen fin de semana en este precioso pueblo alpujarreño granadino, era la de coronar un tresmil, de esos que se quedan en el tintero, bien por descuido o por realizar otro itinerario que nos entretendría o desviaría demasiado del objetivo central.

Eso me ocurrió con el pico del Mulhacén Antecima Sur, de 3.427m de altitud, que en la ocasión que subí al Mulhacén propiamente dicho, ni siquiera sabía que existía.

Partimos, desde el mismo pueblo, buscando el Barrio Alto. Antes de abandonar las últimas casas de la población, cruzamos el barranco del Barrio Alto y nos encontramos con una fuente-lavadero techada, donde había unas velas puestas a la virgen que, en forma de pequeña estatuilla, se alojaba en el interior de una hornacina.




Continuamos entre algunas casas más y, sin aviso, la calle se convirtió en un carril de tierra que nos fue bajando hasta llegar al nivel del río Chico, que pasamos con la ayuda de algunas piedras.

A partir de ese momento, todo el recorrido que nos restaba era en ascenso y en continua  y regular pendiente.


Nos lo tomamos con calma, subiendo entre diversas fincas, con sus sembrados. Alcanzamos de nuevo el carril de tierra por el que comenzamos, que describía una acusada curva, aunque lo dejamos de lado para continuar por senderos perfectamente definidos.


Comenzamos a tener, a vista de pájaro, unas espléndidas panorámicas, sobre el pueblo de Trevélez, cuando echábamos la vista hacia atrás.


Pasamos junto a las Chozas del Chorrillo y seguimos, en continuo ascenso, por esa inmensa ladera que parecía no tener fin.


A mayor cota, pasamos junto al Corral del Chorrillo, junto a los Tajos del Chorrillo.


Continuamos ascendiendo, por sendero definido y claro, hasta que fuimos divisando la larga Loma del Tanto a la que le seguía la del Mulhacén.



Tras un fuerte esfuerzo, alcanzamos el Alto del Chorrillo, de 2.721m de altitud. Allí descansamos y disfrutamos de ese balcón natural pétreo que tiene en la misma coronación de la falda de la ladera por la que subimos.


Hasta aquí llegan los microbuses cuatro por cuatro que suben a muchos montañeros desde el mismo pueblo de Capileira.

Contemplamos esas amplias vistas, tomamos oxígeno, picamos algo y reanudamos la marcha.

Anduvimos unos quinientos metros por carril de tierra y, pasado el cruce a la izquierda hacia el refugio de Poqueira, nosotros tomamos el de la derecha marcado con un hito de piedra, abandonando el carril que continuaba derecho y alineado con nuestra dirección.


Comenzamos a subir por la Loma del Tanto, trochando un desgastado y deteriorado carril de tierra que, mediante sucesivos zigzag, iba recorriendo toda su arista redondeada mitigando la pendiente.

Coincidimos con un numerosísimo grupo de ciclistas que también pretendían subir a la mayor cota peninsular. Caminamos un largo trayecto, pasando “máquinas de pedalear” que, en otros momentos, nos alcanzaban dejándonos atrás.



Dejamos el carril, definitivamente, cuando cambiamos de la Loma del Tanto a la Loma del Mulhacén, durante un ascenso continuo que nos llevó al Mulhacén II con sus 3.362m de altitud, donde conectamos de nuevo con el carril.



Fotos, descanso y para arriba. Llegaba el momento de alcanzar el principal objetivo personal de la ruta.

Durante el ascenso tuvimos fantásticas vistas sobre la parte Oeste del Parque Natural, con la laguna de la Caldera en primer plano y su Puntal bordeándola.


Llegamos a un punto donde me desvié del trazado clásico de subida al Mulhacén para ir a coronar la elevación que me faltaba. Dirección hacia la Cañada del Borreguil, coronación de la Cuesta del Resuello cuando subes por las Siete Lagunas, tomé una pequeña cresta rocosa que me comunicó directamente con el pico.

Enseguida estuve en lo alto de este tresmil, el Mulhacén Antecima Sur, de 3.427m de altitud. Otro pico para el listado ¡!



Pretendía tomar la vía directa para subir al pico mayor, pero suponía una buena bajada para, luego, emprender una fuerte subida y las fuerzas ya no me sobraban. Además, visualmente, aparentaba mucho más que los 50 m de desnivel entre uno y otro, por supuesto sin contar el descenso previo a realizar, así como la falta de senderos y el caminar por un gran caos de rocas.

Preferí desandar el camino y conectar con el camino oficial y, en poco tiempo, estuve de nuevo con Mª José en lo alto de la península ibérica; sobre el Mulhacén, de 3.479m de altitud.



Allí comimos, descansamos, nos fotografiamos y nos entretuvimos con los pajarillos y con una cabra montesa muy acostumbrada a la gente y sin ningún tipo de vértigo.







Continuamos el itinerario bajando por la ladera Oeste, dirección al refugio de la Caldera. Sendero muy empinado y con muchas rocas sueltas, donde fácilmente puedes sufrir un resbalón.

Coincidimos con muchos montañeros bajando y también subiendo. Se nota que es una de las rutas más llamativas del Parque.



Dejamos el desvío hacia el Collado del Ciervo, para alcanzar la laguna de la Mosca, a nuestra derecha y continuamos hacia abajo hasta conectar con el claro camino de tierra que une Carihuela con el Alto del Chorrillo.


Sólo nos quedó caminar por él varios kilómetros, bordeando de nuevo la ladera del Mulhacén, pasando bajo los Tajos del Cerro, a nuestra izquierda, mientras, a nuestra derecha, se quedaba abajo la Laguna del Majano y el propio río Mulhacén.







Tras caminar unos cinco kilómetros, más o menos, llegamos de nuevo al Alto del Chorrillo, donde repetimos itinerario idéntico al de subida.





Ducha y una merecida cena con sus pertinentes cervezas en el restaurante “El Goterón”.

DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track de la ruta, pincha en el siguiente enlace:

http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=9322365

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada