miércoles, 2 de septiembre de 2015

Ruta circular desde Grazalema al embalse del Fresnillo pasando por el Peñón Gordo 21-9-14

Ruta realizada el día 21 de Septiembre del año 2014

Fuimos Mª José y yo, Antonio.

Se nos apeteció comer en el bar Zulema II, en la calle Agua, en Grazalema, regido por Salvador, un amigo y estupenda persona que lleva este bar perfectamente. Todo bueno y barato, como a la mayoría nos gusta.

Así que planteamos una rutita corta que nos permitiera sentarnos a la hora del almuerzo en la plaza donde está ubicado el bar.

Proyecté una circular para conocer una cercana zona a la población pero desconocida para mí. La pena es que, sentado en mi silla frente al ordenador y teniendo abierto el IGN con el track dibujado en él, me doy cuenta de otro cerro que podría haber realizado y pase a su lado pero, por desconocimiento en ese momento, no lo realizamos. Hablo del Peñón de la Asamblea, situado justo al Norte de donde comenzamos este itinerario.

Bueno, no se puede abarcar todo!! O, al menos, se deberá proyectar de una forma más concienzuda y milimetrada para la próxima vez.

Veníamos de Benamahoma hacia Grazalema y, justamente al pasar el camping de esta última localidad, nos desviamos por la primera calle que, cuesta abajo, se introducía en la población. Allí mismo aparcamos.

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, comenzamos esta nueva aventura.

Bajamos esta calle, dejamos a la derecha la calle Teja y, luego, dejamos a nuestra derecha la calle Nueva. Allí coincidimos con un lugareño al que le preguntamos por donde se iniciaba este trazado pues, aunque llevaba cargados track de orientación, en esta zona urbana el comienzo lo tenía algo confuso.

Con las indicaciones del mismo, no tuvimos ningún problema para iniciar correctamente la ruta.

Tiramos en dirección contraria a la calle Nueva para, rápidamente, tomar un senderillo a la derecha, poco marcado al principio pero que luego estuvo claramente marcado; es más, yo diría que era por donde iban unas tuberías semienterradas, según el tramo.


Bordeamos al principio una finca con un vallado lateral y pronto nos vimos sobre la ladera del Peñón de la Asamblea, tras cruzar el río Guadalete por su curso seco.

El trazado por la ladera nos permitía obtener unas bellas vistas sobre el pueblo de Grazalema y nos dirigió directamente a la presa del embalse del Fresnillo.




Cruzamos transversalmente el curso de agua, también seco, que dejaría salir la presa y, por unas escaleras metálicas, subimos a lo alto.






Había multitud de carpas abriendo sus bocas para tomar el oxígeno indispensable para subsistir en la superficie.


Recorrimos la presa en dirección al Peñón de la Asamblea y rodeamos el embalse completamente para dirigirnos, a continuación, hacia el Tajo de la Ermita o Peñón Gordo.



Subimos por su corta cresta Suroeste y nos subimos a todas sus elevaciones secundarias, previas a la cumbre principal. Fotos con todos los fondos posibles, con buenas panorámicas del pueblo, incluido su tajo.






También observamos y fotografiamos, con la ayuda del zoom, la Cueva Dos Puertas, en lo alto de Grazalema.

Se trataba de un Peñón tapizado de rocas independientes con formas caprichosas. En poco tiempo, tomamos una buena altitud que nos ofrecía una inmejorable perspectiva de Grazalema y su embalse.

Alcanzamos su cumbre, de unos modestos 1.033m de altitud, nos fotografiamos desde varios puntos de vistas y continuamos por la cresta algún trayecto más.







Aunque no recuerdo bien si se podría haber continuado por la misma y haberla recorrido completamente, decidimos invertir el sentido y llegar de nuevo al mismo punto donde iniciamos su subida.







Luego, por un camino de herradura, de esos que vienen marcado en los mapas como ocurre en el IGN, fuimos bordeando el Peñón por el Noroeste, al principio por un sendero algo difuso que, más adelante, quedaba perfectamente marcado.




Fuimos con un vallado lateral durante un gran trayecto y alcanzamos un pequeño cortijo o casas para el ganado; de hecho, espantamos a una piara de cerdos que estaban tumbados medio escondidos entre la maleza y hierbas altas. Bueno…., nos asustamos todos, la verdad.


Continuamos y alcanzamos la carretera CAP-5311, la seguimos por algunos metros y dimos con una hermosa fuente con un gran abrevadero, la fuente de Aguafría o de Gaidovar, donde nos sentamos en unos poyetes y nos tomamos unas frutas mientras conversamos con otro lugareño que estaba surtiéndose de agua. Tras las inmejorables características que nos comentó ese hombre sobre el preciado líquido, nos vimos obligados a probarla y saciar nuestra sed además de rellenar nuestra botella.



Continuamos otro corto tramo por la carretera para continuar por un sendero que la trochaba en varias ocasiones. Realmente caminábamos por la Cañada Real del Cordero. Al final, tomamos un corto tramo por ella y nos llevó a la conexión con la otra carretera, la A-372, por la que seguimos otro tramo, hasta alcanzar el santuario o Ermita de la Virgen de los Ángeles, donde entramos por curiosearlo.





Continuamos ahora por sendero, por la Cañada anterior, hasta que nos introdujo en la población. 

Pasamos entre unas especies de naves industriales y, en seguida, nos vimos en la primera calle de Grazalema donde nos recibió una fuente con varios caños y abrevadero. Cada caño salía de la boca de unas figuras o caras y, enfrente, visitamos un lavadero común al que había que bajar mediante algunos escalones.




Luego proseguimos entre algunas calles más hasta que dimos con el bar Zulema II, donde repusimos las sales minerales perdidas. 




Paré el GPS mientras comimos y luego cerramos la circular caminando por el resto de las calles del pueblo hasta conectar con nuestro vehículo, aparcado en la parte alta del pueblo, en el Oeste. 

DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:




Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace:

1 comentario :

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web, tengo publicado el blog http://plantararboles.blogspot.com
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud, José Luis Sáez Sáez.

    ResponderEliminar