jueves, 10 de noviembre de 2016

CIRCULAR POR LA SIERRA DE LOS MERINOS. SUBIDA AL PICO DE JUAN PÉREZ, ENTRE OTROS

Ruta realizada el día 14 de Febrero del año 2015.

Fuimos Juan José y yo, Antonio, a realizar un trazado completamente experimental y trabajado bajo mapa exclusivamente.

Por la carretera de Utrera, llegamos a Ronda, dejamos el desvío para entrar en ella y tomamos dirección hacia El Burgo. Antes de llegar a él, sobre el punto kilométrico 17, nos desviamos hacia la izquierda por un carril de tierra que nos llevaría hacia el monumento a Gregorio Gil, un guarda del Parque Natural de la Serranía de Ronda. Junto a ese monolito de piedra, coronado con una gorra, prismático y un hurón metálicos, aparcamos.

Con mochilas a la espalda y botas de montaña en los pies, iniciamos nuestra aventura sin saber, en ningún momento, qué nos depararía la ruta proyectada. Bajamos por el carril por donde llegamos en vehículo y dejamos al lado los restos de la Venta de Añoreta y su fuente, con idea de visitarlos a la vuelta. Nos dirigimos hacia el primer pico con nombre, en el IGN, Carramolillo de Serafín, una pequeña elevación de tupida vegetación coronada por los característicos estratos calizos, de forma cilíndrica (característica principal de los Carromolos) abundantes por la zona.




Tras las fotos de rigor continuamos, dirección Norte, sorprendidos por este lugar donde ninguna valla nos había cortado el camino hasta entonces.


El siguiente en ser respetuosamente pisado por nuestras botas fue el cerro de los Majanales, un cerro muy aplanado, rodeado por retamas y de firme de tierra con piedras calizas esparcidas. Sin variar de dirección alcanzamos el collado al que nos dirigíamos, el Puerto del Rabón. Por desgracia, llegó el primer vallado que se interpuso en nuestro camino, pero tuvimos La suerte de atravesarlo por una portilla.


Nuestro recorrido pasaba por subir unos picos calizos, de mayor altura que los anteriores, situados hacia el Oeste, lo que nos obligó a superar el vallado que, en ese lateral, carecía de puertas.

Por pendiente y entre terreno calizo 100%, avanzamos hacia la primera cumbre y luego a la siguiente de esa pequeña cordal. Allí nos detuvimos un rato, para gozar de las vistas, observando cómo tres vehículos tiraban por el mismo camino en el que habíamos dejado el nuestro. Esperando a tener compañía por la zona, tras un rato de espera, no supimos hacia donde tiraron o si ni siquiera llegaron a salir de los coches.













Todavía nos quedaba una tercera elevación por conquistar situada exactamente al Norte de la que nos encontrábamos. Una bajada, una subida y listo.


De allí bajamos, por una empinada pendiente salpicada de multitud de rocas calizas, dirección Norte y hacia la vaguada que formaba con el cerro del Espartal. En el fondo de la vaguada nacía un arroyo de cauce seco que alimentaba al arroyo de las Palomeras.

Casi en la vaguada, tomamos dirección Este para, poco a poco, ir subiendo la ladera del cerro del Espartal, terreno calizo donde aprovechábamos las sendas de cabras que nos conducían por el lugar más apropiado.

Ascendida esa falda, nos encontramos con una enorme extensión que, de alguna forma, recorrimos, por su contorno, en sentido de las agujas del reloj. Lo primero que nos encontramos fue una cordal pétrea, a modo de muralla, que delimitaba toda la zona Oeste de esa plataforma. Nosotros caminamos algo más metidos por el interior, saltando un nuevo vallado que nos encontramos pero que, más adelante, vimos que podríamos haber evitado caminando a su lado, ya que lo volvimos a saltar para dirigirnos a otro carramolo que vimos en el extremo más Noroeste de esa superficie.

Desde lo alto, se tenían unas magníficas vistas de todo el contorno, así como de la abrupta caída hacia el Noroeste que hacía esa plataforma. Allí, reguardados del viento como podíamos, nos tomamos unas naranjas.










Continuamos con la ruta, cerrando el contorno dirección Noreste, para pisar el cerro del Águila, un cerro bastante plano y de firme entremezclado entre piedras calizas y tierra.

Seguimos en la misma dirección a por el cerro del Moro, la elevación más alta hasta el momento, similar a la anterior, pero que disponía de una esbelta estructura para albergar algunos tipos de antenas. Estaba provista de numerosos tirantes de cables de acero que producían unos sonidos extraños con el viento, parecía como si un camión pasara por el lugar.






Continuamos, aproximadamente con la misma dirección, abriéndose ante nosotros una enorme extensión de terreno casi exento de piedras, hasta que alcanzamos como una plataforma elevada formada por rocas calizas. Según el IGN, nos encontrábamos por la zona del Castillete, donde cambiamos de dirección, tirando casi al Norte, buscando un extremo rocoso a modo de mirador natural sobre toda la zona de Breñas del Jardín, una pequeña depresión por donde discurría el arroyo de las Palomeras.











Antes de alcanzar ese privilegiado lugar, que aprovechamos para comer, tuvimos que superar una débil y maltrecha valla; supongo que para impedir una caída al vacío de los animales domésticos.

Este punto fue el extremo más al Norte y oriental de los que estuvimos pateando por esta sierra. Tras la recarga energética y gozar de las vertiginosas vistas desde esta diminuta plataforma, comenzamos a caminar dirección Sur y siguiendo el contorno Este de esa plataforma alineados con un vallado perimetral, hacia el pico más elevado del lugar, el pico Juan Pérez, con sus 1.214m de altitud.

Recuerdo caminar junto a un vallado cuyo firme se iba complicando, a medida que progresábamos, con piedras y plantas de mediano porte a sortear, así que decidimos pasar al otro lado por donde iba un ancho carril algo abandonado o poco usado.

Terminó, éste, teniendo que pasar por una amplia portilla. Ya sólo nos quedó coronar el pico que se encontraba cerca. La cumbre rocosa nos recibió con un pluviómetro y un poste geodésico desde el que se observaba, a vista de pájaro, la población de El Burgo.







Tras las fotos, continuamos bajando en la misma dirección hacia el Escobonal, otra elevación perimetral de idéntica altitud. Estuvimos fotografiando, desde allí, unas curiosas nubes lenticulares, situadas encima de la Sierra de las Nieves, que aun conservaban algo de nieve en sus laderas.






Pero antes de llegar nos desviamos hacia otras elevaciones, tipo carramolos, que nos llamaron la atención y nos entretuvimos escudriñando la zona.

Regresamos al Escobonal, pisándolo como Dios manda. Aunque ya nos quedaba poco para cerrar el perímetro de esa amplia plataforma, conectamos con un claro y ancho carril de tierra que nos bajó de la plataforma. Pasamos junto al Carramolillo de Serafín, la primera elevación que subimos en la ruta, y terminamos en la curiosa y llamativa fuente situada junto a las ruinas de la venta de Añoreta.

















De aquí, por el carril, hasta el coche con el que, tras el cambio de calzado, salimos con ansia hasta el bar Rural, en Montellano, para tomarnos unas cervezas y tapas merecidas.



 DATOS DE INTERÉS DE LA RUTA:





 Si quieres el track de la ruta, pincha sobre el siguiente enlace:



No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada